Pronunciamiento Nº 14 -"Estados Contables ajustados por la variación en el poder adquisitivo de la moneda"

Aprobado en sesión del Consejo Directivo del 22.12.99

Si bien, en el Uruguay se han vivido prolongados períodos de inflación (aún de tres dígitos), no existe a la fecha obligación legal de reflejar en los estados contables, los efectos de los cambios del poder adquisitivo de la moneda. Existen sí algunas disposiciones parciales que obligan a determinadas categorías de empresas a presentar estados contables ajustados por inflación y también existen normas fiscales que obligan a los contribuyentes a efectuar ajustes sobre algunos rubros, (como por ejemplo los bienes de uso), así como el procedimiento de ajuste fiscal por inflación.

 La ley Nº 16.060 de Sociedades Comerciales introdujo la obligación para las sociedades comerciales (Art. 88 Inc. 2) de preparar sus estados contables de acuerdo con normas contables adecuadas, delegando en la reglamentación (Art. 91 Inc. 1) la facultad de establecer las mismas.

En el Decreto Nº 103/991 aparecen varias menciones al ajuste de los estados contables para reflejar las variaciones en el poder adquisitivo de la moneda, tales como en los ajustes al patrimonio, en los resultados financieros y en las principales políticas contables a indicar por nota a los estados contables. A su vez los Decretos Nos. 105/991 y 200/993 no consideran ni la NIC 15 "Información que refleja los efectos de los precios cambiantes", ni la NIC 29 "La información financiera en economías hiperinflacionarias", por lo que si bien se admite entonces la posible existencia del ajuste por inflación, no se establece su obligatoriedad, ni tampoco el método a emplear.

El Banco Central del Uruguay por su lado se refiere en varias disposiciones al tema. La Circular Nº 1444 y la Comunicación Nº 93/60, establecen para las empresas con un endeudamiento con el sistema financiero, superior al 15% de la responsabilidad patrimonial básica para bancos (RPBB), la obligación de presentar estados contables ajustados por inflación, (aplicando la NIC 15 según Comunicación Nº 96/116). Por la Comunicación Nº 94/156 se establece un ajuste especial por inflación y con carácter obligatorio para las instituciones financieras y la Circular Nº 12 del 29/12/995 lo establece para las compañías de seguros y reaseguros.

La Comisión Permanente Asesora de Normas Contables, por distintos motivos, no ha podido cristalizar, vía decreto, algún intento al respecto.

En el ámbito profesional, según el Pronunciamiento Nº 11 del año 1990, son de aplicación obligatoria las NIC 1 a 20, incluyendo por lo tanto la NIC 15, lo que no ha tenido mayores efectos prácticos, pues son contados los casos de empresas que presentan su información ajustada de acuerdo a dicha norma. Es importante resaltar que, a la fecha de emitido dicho pronunciamiento, sólo se contaba con la traducción oficial al español de la NIC 1 a la NIC 20, mientras en el ámbito internacional se había aprobado ya hasta la NIC 29.

La reexpresión de estados contables es una herramienta que sirve para reflejar tanto los efectos de la inflación como su ausencia. Las consecuencias de la falta de consideración de los efectos de la inflación dependen de la estructura patrimonial de cada empresa y puede llevar a una determinación incorrecta de los resultados y a decisiones erróneas en cuanto a la distribución de utilidades, entre otras.

A fin de evaluar tales efectos debe tenerse presente el concepto de "relevancia", definido como una de las características cualitativas de la información contable dentro del Marco Conceptual para la preparación y presentación de los estados contables, en particular lo enunciado en los párrafos 26 y 30:

"26. Para ser útil la información debe ser relevante en la necesidad de toma de decisiones de los usuarios. La información posee la cualidad de la relevancia cuando afecta la toma de decisiones económicas mediante la ayuda a los usuarios de la evaluación de eventos presentes, pasados o futuros, o en la corrección o confirmación de evaluaciones pasadas”.

“30. La información se considera importante si su omisión o su presentación equivocada puede influenciar las decisiones económicas de los usuarios, tomadas sobre la base de los estados financieros. La importancia depende del tamaño de la partida o del error juzgado en las circunstancias particulares de su omisión o su presentación equivocada. Tal importancia provee un punto de separación de la partida en cuestión, más que considerarse una característica cualitativa que la información debe reunir para ser útil”.

Con relación a los niveles de cambios de precios (tasas de variación) esta Comisión entiende que el ajuste por inflación debe plantearse siempre, aún en un contexto de baja inflación. En tal sentido la NIC 29, en su numeral 3, no establece una tasa absoluta para aplicar el ajuste por inflación.

Si no existieran variaciones en el poder adquisitivo de la moneda o si no fueran significativas, el mecanismo de reexpresión se neutraliza por sí mismo al perder materialidad. De acuerdo con la citada norma es un asunto de juicio decidir cuándo es necesaria la reexpresión de los estados contables.

El juicio profesional y el concepto de importancia relativa o relevancia deben guiar la realización de todo trabajo profesional vinculado con este tema, en especial en relación a la determinación de los casos y circunstancias en que corresponde la aplicación del ajuste.

Esta Comisión entiende también que debe recomendarse en el ámbito legal, la aprobación de la NIC 29 como obligatoria, ya que ésta comprende globalmente a la NIC 15 y cumple sus requisitos mínimos.

PRONUNCIAMIENTO Nº 14  - Reexpresión de estados contables por la variación en el poder adquisitivo de la moneda.

El Consejo Directivo del Colegio de Contadores y Economistas del Uruguay, con el asesoramiento de la Comisión de Investigación Contable, declara lo siguiente:

1.      A la fecha de este pronunciamiento, se considera de aplicación obligatoria, en el Uruguay, la NIC 29 en su redacción actual o las posteriores modificaciones aprobadas por el Comité de Normas Internacionales de Contabilidad (IASC).

2.      Cuando no se esté en presencia de los supuestos enunciados en la NIC 29, que caracterizan una economía hiperinflacionaria; en la preparación de los estados contables que se presenten para ser utilizados por usuarios externos como base para la toma de decisiones, se deberá cumplir con el siguiente procedimiento:

A)    Realizar una evaluación del efecto provocado por las variaciones en el poder adquisitivo de la moneda, esto es, determinar si el mismo resulta o no relevante en los estados contables.

B)     Cuando se considere que dicho efecto es significativo, se deberán ajustar los estados contables aplicando la metodología planteada por la NIC 29.

C)    Cuando se considere que dicho efecto no es significativo, el ajuste de los estados contables será optativo. En caso de no realizar el ajuste, se deberá exponer tal circunstancia en Notas a los estados contables.

3.      El presente Pronunciamiento entrará en vigencia para los estados contables de períodos iniciados el, o después, del 1° de enero del año 2000.

Aprobado: 22 de diciembre de 1999